¿Para qué sirve el RFC?

El RFC, es un identificativo, impuesto por las autoridades Hacendarias, con la finalidad de que todos los prestadores de servicios y personas físicas o morales con actividades empresariales, declaren sus impuestos.

La declaración y pago de tributos tienen carácter obligatorio, y a través de una sana recaudación, se busca mantener el país en óptimas condiciones y mejorar el nivel económico. De ahí la importancia de que todos los procesos referentes a esta actividad sean cada vez más simples y claros, para que las personas dejen de temer el pago de impuestos y existan cada vez menos evasiones.

¿Para qué sirve el RFC?

Tramitar el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) es muy sencillo, solamente se requiere acudir a las oficinas del SAT más accesibles para nosotros y pedir el apoyo de un asesor que nos apoye en el trámite de alta y así poder cumplir con nuestros compromisos fiscales de la manera correcta.

Es necesario también que entendamos que hoy en día, la mayoría de nosotros estamos envueltos en algún tipo de actividad económica, desde el pago de servicios, podemos ver claramente que, en las facturas incluso telefónicas, aparece ya nuestro RFC. Así que es muy probable que ya contemos con este código, sin embargo, hay detalles extras que deben ser aclarados, de ahí la necesidad de presentarse en las oficinas y pedir la ayuda de un asesor.

Al realizar el trámite y registro del RFC estamos iniciando con el cumplimiento de nuestras obligaciones fiscales, y el siguiente paso es mantener un control de nuestras actividades económicas para el correcto cálculo de pago de impuestos.

Además de lo mencionado anteriormente, el RFC también sirve como elemento de control en datos estadísticos, los cuales permiten conocer la situación económica del país, y el desenvolvimiento de sus ciudadanos y empresas. Así podemos saber cuáles sectores generan mayores ganancias o empleos en el país y demás información que sin duda influye en el rumbo de un país.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment